El autor de los libros La Carretera de Caramelos de Cianuro y A La Hora Justa de Sentimiento Muerto responde las preguntas de SC

Wiliam Padrón es un periodista venezolano, escritor y productor audiovisual con más de 20 años de trayectoria. Su desempeño en la industria musical lo ha llevado a trabajar para discográficas como Sony Music (Anglo Label Manager) y Universal Music (Marketing Manager). Padrón fue miembro de la Fundación Nuevas Bandas por más de una década, donde participaba en la selección de agrupaciones y organización de los Circuitos nacionales, y además se ha desempeñado como manager de bandas como Los Mentas, Sónica, The Asbestos, Bioshaft, Del Pez y Candy66, siendo galardonado con el Premio Union Rock Show como Manager del Año.

Padrón también dirigió y escribió el documental Una Fábula Muy Trillada ganador del “Audience Award” en el Venezuelan Film Festival de New York.



¿Qué fue lo más representativo de tu infancia?
La alegría con la que siempre recuerdo la casa de mi abuela paterna en Maracay. Había música todos los fines de semana de todos los estilos: rock y salsa específicamente. Compartir con mis primos. En ese tiempo era hijo único y mi mejor amigo César Augusto Nuñez, era como un hermano contemporáneo, jugábamos basket, béisbol y andábamos en bicicleta por todos lados. Recuerdo el día que nació mi hermano, no podía dormir, deseando que llegara a casa. También cuando iba a Caracas, mi abuela materna todas las tardes me compraba golfeados y tomaba Riko Malt. Ahora suena terrible pero es un recuerdo que me hace feliz.

¿El primer libro que leíste?
El Principito de Antoine de Saint-Exupéry pero honestamente, el primero que decidí leer solo, por curiosidad y no paré de devorarlo fue Julio César de Mello y El hombre que calculaba de Souza aka Malba Tahan. El primero lo sigo leyendo, con mi hijo y el segundo más nunca lo tuve en mis manos.

¿Un lugar que te gusta visitar?
Estando en Caracas, El Ávila. Siempre deseo ir Londres, pasear por los pubs del Támesis.

¿Música preferida?
Diría que el rock, toda la escena grunge y el hard rock de los 70s pero me críe con la salsa y ahora que emigré, es lo que más estoy oyendo en este momento.


¿El último disco que escuchaste?

Acabo de terminar de oír, antes de hacer esta entrevista, Fetch The Bolt Cutters de Fiona Apple… ahora, el que más estoy escuchando es el Gigaton de Pearl Jam que llevo como 15 veces que lo he escuchado desde que salió.

¿Comida preferida?
Parece ser el arroz chino, siempre busco comer de La India y la que me acompaña mi existencia y pase lo que pase la comeré en todo momento: Espaguetis con carne molida. A Mi hijo también le gusta y es un ritual de los viernes juntos.

¿Una cultura por explorar?
La India, es un viaje y experiencia que tengo en mente con mi esposa.

¿Un rincón de una ciudad?
Me viene a la mente, alguuna de esas esquinas de Chacao, Caracas, donde conseguías un bar inóspito para beber, luego viene el León y la esquina de Los Palos Grandes donde comía chinos.

¿Qué te representa?
El sentido del humor honesto. La gente puede pensar que no soy serio porque siempre sonrío.

¿Crees en el poder de las redes sociales?
Absolutamente. Hay momentos en los que peleo con las redes y me lanzan un gesto de complicidad que vuelvo a ellas. La fuerza que tienen para visibilizar situaciones, personas, eventos.

¿Lo digital es cultura?
Totalmente. Es una interpretación de nuestro estilo de vida, comunicación diaria, modismos, códigos de conversaciones, se crean conexiones que transforman a la humanidad y crean cultura.

¿Todo tenemos un potencial que mostrar?
Sí. Estamos hechos realizar cualquier talento, vamos descubriendo la pasión que nos genera alguna de nuestras aristas y le damos fuerza a ese potencial. Podemos hacer todo lo que querramos, venimos con la información interna para descubrirlo mediante la experiencia que decidamos elegir. Hay que mantener la emoción, la pasión, el enfoque y la intención en aquello que nos gusta. Ser felices es parte de esa luz que ilumina nuestro plan de vida.

¿Una persona que admiras?
¡Está difícil! Admiro a mi mamá, siempre me dio la fortaleza para despertar mis potenciales, lo entendí cuando murió. Admiro a mi padre porque sigilosamente y en complicidad me dejó ser lo que deseo. Admiro a mi esposa por su paciencia y enseñarme a valorar el camino en pareja. Admiro a mi hijo porque sus sabias e inocentes ocurrencias me guían en estos tiempos. Admiro a mi hermano porque gracias a él ahora tengo una base para criar a mi hijo. Admiro a mis amigos, son geniales. Admiro a todos los que contribuyen a nuestras experiencias. Los admiro a ustedes por la terquedad de llevar un proyecto cultural con firmeza y emoción… pero también admiro a Rubén Blades porque todas sus canciones son como un evangelio del soundtrack de mi vida familiar.




Lo digital es cultura. Todos tenemos un sello que mostrar.
@SelloCultural

Sello Cultural 2021. Todos los derechos reservados.