No sé cómo empezar esta carta, está de más decirte que llevo mucho rato esperándote, pero no te preocupes puedo seguir haciéndolo, porque sé que valdrá la pena.

Quiero empezar diciéndote que he estado trabajando mucho en mí, en mi ser, en mi amor propio y no creas que por egoísmo, para nada, más bien quiero que cuando nos crucemos sepas que me amo y que estaré dispuesta también hacerlo contigo, en conjunto, mutuo porque de eso se trata. No quiero que me encuentres hecha pedazos, aunque claramente todos tenemos heridas, quiero decirte que las mías están marchitando para que no tengas que ocuparte de ello. Tampoco pretendo abrumarte con mi pasado, porque cuando llegues serás mi presente.

Por otra parte, quiero advertirte un par de cosas: Soy inquieta, mucho, alocada, amo reír con todas mis fuerzas (literalmente hablando), mi carácter no es fácil, suelo ser perfeccionista y pensar muchísimo las cosas (se lo debemos a mi signo, Virgo), amo oír música y cantar, no me odies pero no sé bailar salsa, aunque merengue sí :). Tampoco sé andar en bici, pero si te sirve puedo trotar mientras pedaleas. Soy amorosa, pero dame tiempo, no me pidas un abrazo en las primeras 24 horas ni un beso apasionado de inmediato; en mi defensa te adelanto que si sabes esperar el momento indicado los que vengan luego serán 100% sinceros.

La mayoría del tiempo estoy sonriendo, pero también como todos tengo mis días grises y allí solo te pediré paciencia, sabré entender los tuyos también. Hay otra cosa que debes saber y que me enamora con frenesí: los detalles. Entiendo sino eres detallista, pero no te pediré cosas ostentosas, al contrario si un día llegas con un posting y una frase de "Ten un lindo día amor" créeme que seré absolutamente feliz. Amo viajar, entonces si tu maleta está lista yo también lo estaré para ti, aunque también podemos simplemente ver pelis, confesándote anticipadamente que será un check en mi lista por hacer, espero no te rías, pero es cierto.

No pido que seas perfecto, porque yo no lo soy. Solo pido que llegues en tu momento indicado y que coincida con el mío también. Tampoco pido que seamos tal para cual, porque la clave es el equilibrio, solo pido que vibremos al mismo ritmo, que tus ojos brillen al verme, que disfrutes tanto del mar y las estrellas como yo, que tengas sueños y metas y ojalá poder coincidir en alguna de ellas. Y el resto, lo podemos ir viendo en el camino, corrijo nuestro camino porque entre los dos podremos labrarlo.

No te pido tampoco un para siempre porque el tiempo es efímero, pero el tiempo que tengamos que estar hagámoslo eterno en recuerdos. Si algún día lees esta carta, antes o después y sientes lo mismo que estoy sintiendo yo al escribirla, entonces sabrás que eras tú y que siempre fuiste TÚ.

Nos vemos pronto o mejor dicho cuando sea nuestro momento. ❤



Por Katherine Lemus
Lo digital es cultura. Todos tenemos un sello que mostrar.
@SelloCultural

Sello Cultural 2021. Todos los derechos reservados.