La cuarentena, ¿Un infierno viviente o una oportunidad?


Por Leomar Goyo



Desde la aparición del hombre en la Tierra hace aproximadamente 2,5 millones de años, éste ha pasado por una serie de momentos tanto de evolución en la mayor cantidad de campos existentes para ese entonces, como por momentos que han puesto a prueba su capacidad intelectual, intuitiva, valentía, fortaleza y por último, pero no menos importante la facultad para tomar decisiones que conllevarían hacia su supervivencia o hacia la extinción de la especie. Gracias a todas sus cualidades de desarrollo se ha notado que aunque la humanidad haya pasado por momentos oscuros, siempre en cada uno de ellos existe una llama que le ha servido de luz para guiarlo hacia su salvación y posteriormente hacia el éxito.

Al inicio de la década de 2020, la humanidad se ha visto afectada por otro histórico evento, el cual pone a prueba a ese grupo que surgió hace 2,5 millones de años y que ahora corresponde a una población de más de 7 mil millones de personas. Todas ellas saben o deben saber a estas alturas que todo lo ocurrido en la actualidad es causa de la pandemia del coronavirus (COVID-19); es por ello que para preservar la vida de cada una de ellas se ha establecido una cuarentena mundial que consiste en un período en el que las personas deben quedarse en casa y evitar en la medida de lo posible salir de ella y lo cual ha conllevado a que el mundo se paralice considerablemente en todos los aspectos por la rápida propagación del virus.

En Venezuela tenemos casi 1 año encerrados en nuestras casas, todos hemos buscado la manera de entretenernos ya sea hablando con amigos, viendo Netflix, algunos haciendo tareas debido a que no pueden asistir presencialmente al colegio, jugando videojuegos, leyendo, entre otras actividades. Este período de tiempo ha causado revuelo y ansiedad por parte de la mayoría de personas en su deseo de querer salir y volverse a encontrar con sus amigos, tanto que algunas pueden catalogarlo como un infierno en la tierra ya que su aburrimiento y ganas de salir han hecho que no vean la alternativa tan útil que está pasando al frente de nosotros ante este contexto tan crítico. Este período de “encierro y tranquilidad extrema” puede ser utilizado para nuestro crecimiento personal o evolución en nosotros mismos, salir de nuestra zona de confort y realizar cosas que nunca creímos imaginar, de reflexionar y hacernos ver el daño que le hacemos diariamente al planeta sin darnos cuenta; una oportunidad de agradecimiento y sentirnos privilegiados al despertar todos los días vivos y ver y saber que todos o la mayoría de nuestros seres queridos están sanos y salvos. Este es un tiempo también que nos hace ver los grandes saltos que hemos dado como especie día a día como el comunicarnos por las redes sociales con nuestros más allegados, el realizar llamadas o videollamadas o incluso mandar un SMS si no tenemos conexión a Internet.

Yo me siento orgulloso de todo lo que hemos logrado y emocionado de lo que vamos a ser capaces de hacer, la ciencia avanza cada día y estoy seguro que en estos tiempos de pandemia haremos ver los inmensos pasos que damos desde que formamos parte de la vida en este planeta.
Sello Cultural 2021. Todos los derechos reservados.