NOVUM: Creación literaria en la universidad


Jesús Isea, presidente actual de la Asociación de Ciencia Ficción y Fantasía de la Universidad Simón Bolívar, cuenta cómo ha sido crear y ejecutar las ediciones de la revista de la agrupación en un contexto de crisis presupuestaria y pandemia. A pesar de las dificultades, le gusta enfocarse en los logros y el trabajo creativo que realizan

Fotografía: Elvis Ortega

María Angelina Castillo
El arte y la ciencia se juntan cuando las ganas de crear son más poderosas que cualquier circunstancia. Viajar por las maravillas que se ocultan en otros mundos y realidades, universos lejanos que se funden unos en otros, la promesa de algo que excede a nuestra visión. Estas son algunas de las motivaciones de un grupo de estudiantes de la Universidad Simón Bolívar que lleva adelante NOVUM, una revista digital que deja cuenta de un proyecto que se levanta a pesar de las dificultades.

Se trata de la publicación oficial de la Asociación de Ciencia Ficción y Fantasía de la Universidad Simón Bolívar (UBIK USB). Y no solo se orienta a la difusión de estos géneros literarios, sino también incluye artículos del ámbito científico, biografías de autores famosos, espacios para el humor y para la colaboración de profesores de esta casa de estudios, como el relato de ciencia ficción que aportó el doctor Claudio Olivera, del Departamento de Termodinámica y Procesos. Publican los cuentos escritos por los miembros del equipo  y de los ganadores de los concursos que realizan periódicamente.

La revista fue fundada en 2019 por el estudiante de Matemáticas Jesús Isea (21 años) y hasta ahora cuenta con dos ediciones: la primera correspondiente a diciembre de 2019 y la segunda liberada en enero de 2021, aunque estaba planteada para salir en marzo de 2020 pero tuvo que retrasarse por la pandemia. El próximo número de la revista está pautado para este mes, pues la idea es acompasarse con el ritmo trimestral de la USB.

NOVUM se puede encontrar en las cuentas de Facebook y Twitter de la agrupación universitaria (@UbikSUB). Además, recibe el apoyo en la difusión de otras plataformas académicas como la Federación de Centros Estudiantiles y Prensa USB. Aunque el deseo del grupo es contar con un servidor donde poder alojar los números de la revista y que estén a disposición de un público más amplio.

“A pesar de las dificultades presupuestarias y logísticas que atraviesa la USB y el país, NOVUM ha ganado impulso dentro de la comunidad universitaria de forma paulatina. Nuestro objetivo es poder difundir los géneros en español y mostrarle al mundo que existe una comunidad interesada en ellos y que produce contenido original en Venezuela”, señala Jesús Isea, quien es también el presidente actual de UBIK.

El resto del equipo de la revista lo conforman Orlando Blanco (24 años, estudiante de Ingeniería Química), Camila Vence (22 años, estudiante de Física), Gerónimo Velasco (23 años, estudiante de Ingeniería Electrónica) y Juan Pablo Camacho (24 años, estudiante de Ingeniería Geofísica).

Cuenta Isea que desde niño le ha atraído la ciencia ficción: “A veces lo más inesperado resulta que se vuelve un momento mágico para alguien. Sí hay algo de magia en cosas que nos pasan todos los días, siempre hay algo que no puedes terminar de explicar”.

Y a pesar de tener una formación orientada principalmente a la ciencia, la escritura es de sus compañeras predilectas: “Según mis padres, escribí un cuento a los 7 años sobre la aventura de una chola que se va de un cuarto y debe recorrer toda la casa para encontrar a su compañero. Lo que más me gusta es dejarme llevar por la historia y sus personajes. Escribir cosas que te generan emociones me parece súper divertido. Por cada texto que escribes hay diez que terminas borrando, pero vale la pena. Es como buscar oro, pero frente a un teclado”.


Los orígenes de UBIK
Fundada en 1984, UBIK es una de las agrupaciones estudiantiles que sigue las pautas de la Oficina de Organizaciones Estudiantiles, órgano adscrito al Departamento Integral de Desarrollo Estudiantil de la USB. Comenzó como un espacio de reunión entre estudiantes de Física a la que se sumaron representantes de otras carreras. Con el tiempo se consolidaron y en la actualidad cuentan incluso con una biblioteca de 1.200 títulos, entre libros y revistas.

En los años noventa, UBIK lanzó el proyecto editorial Cygnus, que permaneció en circulación por una década. Asegura Isea que esta llegó a tener distribución fuera de la universidad y del país. El grupo también editó una publicación de carácter interno La Gaceta, de corte humorístico. Pero tras graduarse sus integrantes, el proyecto entró en un período de inacción. “Se intentó revivir varias veces después de que se fuera de la universidad esta generación, hubo algunas revistas y se siguieron haciendo concursos de cuentos, pero nunca llegó a ver la luz. La última publicación salió en 2006”, relata el estudiante.

La dinámica de trabajo en NOVUM
El grupo actual se reúne ocasionalmente para organizar la información que publicarán en cada número de la revista. Previo a la pandemia, llegaban a la sala y conversaban sobre lo que tenían en el día; pero con el confinamiento por Covid-19 todas las discusiones las llevan a cabo a través de un grupo en Telegram.

Isea es el encargado del diseño y la elaboración de la maqueta. “Me gustaría que los demás compañeros también pudieran tener participación, pero con la pandemia no se ha podido. Es un objetivo a futuro: que el resto se involucre más para que tenga continuidad el proyecto. La idea con NOVUM es que se mantenga y sobreviva”, afirma el estudiante.

Enfrentando las dificultades
A pesar de tener mucho en contra en un país en crisis, Isea asegura que no se enfocan en ello: “Más que pensar en dificultades solo pienso en lo orgulloso que estoy de los logros que hemos tenido. Es un proyecto que hacemos por amor a la ciencia ficción. Sin fines de lucro ni apoyo de profesionales. Somos nosotros montándolo desde cero y estamos bastante contentos con lo que hemos podido conseguir”.

Sin embargo, afirma que sí son muchos los retos en el camino: “Ha sido difícil destacarnos porque con todos los problemas que están atravesando el país y la universidad la mentalidad del estudiante no es la de hace 10 años, cuando la gente iba a disfrutar. Ahorita todo el mundo piensa en sobrecargarse de créditos para graduarse lo más rápido posible e irse del país. Y los profesores piensan en dar sus clases y ver cómo consiguen otro trabajo. No hay tanto espacio para la recreación en un contexto tan difícil”.


Sello Cultural 2021. Todos los derechos reservados.