El año nuevo llega primero al país del sol naciente

El primer sol del año llega a Japón. Los japoneses están contentos de ello y preparan una serie de tradiciones para celebrarlo.

No es el año Chino, pero el sello mandarín está impreso en las tradiciones. El 31 de diciembre inicia en la calle. Los japoneses se reúnen en las amplias avenidas a celebrar con pinchos y cerveza. Caminar es parte del ritual. Cientos de habitantes visitan los templos para lanzar una moneda y pedir sus deseos.

Mi preferido es pintarle un ojito al darma y colocarlo en casa hasta que se cumpla. Ese día además de celebrar, debo pintarle el otro ojo como señal de agradecimiento.

"Akemashite omedeto gozaimasu", se gritan a las 12:00 am. No hay hallacas ni pernil, pero si una alegría contagiosa. Ese día el metro funciona 24 horas. A la 1:00 am decidimos entrar a un restaurante a comer. Brindamos con cerveza. Pedimos vegetales preparados por uno. Un poco de carne y cochino para el frío, aunque la nieve llega en febrero, el frío fuera de los locales es complicado. La multitud ayuda a apaciguarlo.

A las 3:00 am decidimos visitar otro templo de Tokyo. En este sí podemos entrar y realizar los rituales que nos faltaban. Mi hermano me entrega unas bolsitas y especie de material P.O.P chino para la suerte, el dinero y no menos importante: el amor.

Veo parejas pidiendo deseos en una tabla. A mi me toca abrir una para conocer mi destino ese año. Muchos kanji en toda la madera. No entiendo nada, pero mi hermano asegura que será un año de éxito y crecimiento profesional. Sigo sin ver al no menos importante.



Le creo. Decidimos pedir chocolate para el frío.

A las 4:00 am veo personas durmiendo en la calle. Muchos extranjeros abatidos por los estragos del alcohol u otras sustancias. Se perderán el momento más esperado del día: la salida del primer sol del año.

Tomamos el metro, algunos duermen de regreso a su casa. Nosotros nos bajamos en la estación Tokyo Sky Tree. Una torre muy bonita. La más alta del mundo con 634 metros, una estructura muy moderna que combina con los rascacielos.



No había necesidad de hacer una réplica de la torre Eiffel, pero ese punto no lo trataré en estas líneas.

5:30 am. Decidimos comprar oniguiri y otra bebida caliente para el frío. La vista es hermosa con el mar de cobija. Preparamos la cámara y comienza la función: el primer amanecer de la tierra del sol naciente.

明けましておめでとうございます!



Por @JemLuza
Lo digital es cultura. Todos tenemos un sello que mostrar.
@SelloCultural

Sello Cultural 2021. Todos los derechos reservados.