Caramelos de Cianuro sigue siendo peligroso con su rock and roll


La banda venezolana, convertida ahora en dúo, presentó a finales de mayo su disco Control, en el que Asier Cazalis y Pavel Trello se liberan de restricciones musicales. La producción está nominada en la 22° entrega de los Grammy Latinos, que se celebrará el 18 de noviembre en Las Vegas. “Es una reivindicación de nuestro trabajo”, cuentan los artistas.

María Angelina Castillo



En ocasiones, cuanto más compleja es la situación que alguien atraviesa es cuando tiene más cosas por decir. Algo similar ocurrió con Asier Cazalis y Pavel Tello tras la grieta que quebró a la mitad a la banda de rock venezolana Caramelos de Cianuro. Ellos dos conservaron el nombre y las ganas de seguir. Así, en formato dúo, trabajaron durante meses su propia oscuridad, sus necesidades creativas, el lenguaje musical en el que mejor se entienden para generar uno de los más alabados productos discográficos de su carrera: Control.

Y tuvieron razón. Este esfuerzo los llevará a Las Vegas, Estados Unidos, el próximo 18 de noviembre para la edición número 22 de los Grammy Latinos, en la que están nominados en la categoría Mejor Álbum Rock. Compiten allí con otra agrupación venezolana, Los Mesoneros (Los Mesoneros Live desde Pangea), y también con Vicentico (El pozo brillante), Bunbury (Curso de levitación intensivo) y la banda uruguaya No Te Va a Gustar (Luz).

“Recibimos la noticia con alegría, con mucho entusiasmo. Para nosotros es una reivindicación de nuestro trabajo, de la visión que teníamos, y que la gente ha entendido. A muchas personas les ha gustado el disco. Y, por supuesto, qué bueno que estamos nominados”, señala Asier Cazalis.

Control sale a la luz seis años después del lanzamiento de 8, el último disco de estudio como cuarteto –previo a la salida del baterista Darío Adames y el guitarrista Miguel Gonzáles, “el Enano”– y de otros dos proyectos: Retrovisor acústico y Live from Paris. Fue entonces cuando Asier y Pavel decidieron dejarse llevar por aquello que más les apetecía decir, sin mayores ataduras y sin pedir permiso. Separándose del camino que transitaban tradicionalmente, pero sin perder identidad.  

El álbum, que está disponible en plataformas digitales desde el pasado 28 de mayo, incluye once temas, entre los que destacan Escalofrío, Booty Call, The Cure y Que el desayuno espere. En este trabajo, los músicos comparten autoría con Yolanda Cazalis y Frank Monasterios. Compuesto y grabado entre Miami, Buenos Aires y Caracas, contó con la producción del Juan Blas Caballero, quien ha trabajado con figuras como Andrés Calamaro, Cristian Castro, Julieta Venegas y Paulina Rubio. La mezcla de sonido estuvo a cargo del ingeniero y productor venezolano Héctor Castillo.

Control ha llevado a Asier Cazalis y Pavel Trello a reactivar los escenarios, tras el período más restringido de la pandemia, con su gira Tour ’21, que los ha llevado por ciudades como Orlando, Atlanta y Miami, además de un breve paso por Puerto Rico. En Venezuela, se presentaron en formato acústico en Caracas a mediados de septiembre y planean nuevos compromisos para finales de este mes.

Con tres décadas de trayectoria musical, Caramelos de Cianuro acumula 13 discos grabados, incluyendo producciones acústicas y en vivo, diversos reconocimientos y han participado en festivales como Vive Latino, Lollapalooza y el Pepsi Music Fest.

Sobre Control y su nominación a los Grammy Latinos, contesta Asier:

¿Cuáles fueron las inquietudes musicales que los llevaron por el camino de Control?
Lo que nos llevó a hacer este disco creo que era demostrarnos a nosotros y demostrarle a todo el mundo que todavía podemos hacer rock and roll relevante, que todavía podemos ser peligrosos después de tantos años.

¿Cuáles fueron los episodios más difíciles en el proceso de creación? Y también los más satisfactorios
Realmente el proceso de hacer el disco fue maravilloso, lleno de alegría, con mucho placer. Fue reencontrarnos con el placer de hacer música por hacer música. Veníamos de un año 2019 muy tormentoso, muy oscuro, de muchos conflictos, de muchos cambios dentro de la banda. Y para nosotros hacer este álbum fue una especie de catarsis, de reencontrarnos con lo que sabemos hacer y con lo que más nos gusta hacer que es buena música.

¿Qué han descubierto de ustedes como artistas al trabajar en formato dúo?
Trabajar como dúo para nosotros ha sido una gran bendición. Creo que teníamos mucho tiempo queriendo explotar las posibilidades que da ese formato. Pavel y yo trabajamos de una manera muy fluida juntos y, de verdad, yo creo que es el formato ideal, por lo menos para nosotros. Nos complementamos muy bien y el documento que lo demuestra es el disco. Lo bueno de la música es que uno no tiene que explicarla; se explica sola.

Control está nominado en la 22° edición de los premios Grammy Latinos. ¿Qué significa para un músico este tipo de competiciones en esta época?

Los Grammy siempre son una alegría. Yo creo que uno puede estar contento por un reconocimiento sin la necesidad de obsesionarse con el hecho de si te nominan o no te nominan. No. Creo que es muy bonito, es una gran satisfacción y es para nosotros una reivindicación. Pero, vamos, si el año que viene no nos nominan tampoco es que nos vamos a morir.

Compiten en la categoría Mejor Álbum Rock con otra banda venezolana, Los Mesoneros, ¿qué opinión les merece?
Estamos contentos por todos nuestros compañeros venezolanos que están nominados en tantas categorías. Creo que ha sido un buen año para la música venezolana y esperamos que sigan haciéndose cosas importantes.
Sello Cultural 2021. Todos los derechos reservados.